miércoles, 28 de septiembre de 2011

El Verger pide que CHJ dé a los pueblos la competencia para limpiar los cauces

27.09.11 - 00:12 - R. GONZÁLEZ | EL VERGER.
Algunos municipios están cansados de tener que reclamar cada año a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) que arregle los cauces para prepararse ante la posible llegada de la gota fría. En El Verger, su alcalde, Miguel González, lo tiene muy claro y todo pasa por dejar a los propios ayuntamientos encargarse de esa labor. Por eso, el primer edil solicitó que la CHJ conceda a los municipios las competencias para limpiar los ríos dentro de su término.
Miguel González considera que ha llegado el momento de cambiar el sistema actual para conseguir una mayor efectividad y asegurar que todo estará listo antes de la temporada de lluvias. El alcalde lamenta que todos los años en las mismas fechas se repita la situación de que las localidades afectadas deban quejarse a la Confederación Hidrográfica del Júcar para conseguir que les hagan caso.
Pero además de pedir las competencias en limpieza, González reclama que esta tarea debe ir acompañada de una dotación económica para que el Consistorio pueda llevarla a cabo. En su opinión, si eso se produjera «todo estaría perfecto y el trazado en cada municipio estaría arreglado».
De hecho, El Verger se ha encargado este año de limpiar el cauce para tratar de evitar posibles inundaciones si llegan a producirse fuertes precipitaciones.
Una de las poblaciones que ha reclamado a la CHJ que actúe sobre el Girona y sobre los barrancos de l'Alberca y del Pont de la Fusta es Ondara. Durante este mes el Ayuntamiento ha solicitado en dos ocasiones a este organismo que lleve a cabo las labores de mantenimiento de los ríos y barrancos que atraviesan su término.
De momento, Ondara ya ha realizado algunas actuaciones en lugares puntuales, pese a no tener competencias para ello. Sin embargo, la amenaza de gota fría a llevado al Consistorio a adelantar un trabajo que debería ejecutar la Confederación Hidrográfica del Júcar.
http://www.lasprovincias.es/v/20110927/marina/verger-pide-pueblos-competencia-20110927.html

martes, 27 de septiembre de 2011

Las cañas invaden el cauce del río Girona y suponen un peligro ante las fuertes lluvias

Entre Beniarbeig y Sanet se encuentra una de las zonas con vegetación alta y espesa que la CHJ todavía no ha limpiado
27.09.11 - 00:15 - R. G. | BENIARBEIG.
La Plataforma teme que en una gran avenida se taponen los puentes de El Verger y Els Poblets
La parte baja del río está libre de maleza y preparada para recibir la gota fría El aspecto que presenta el lecho del río Girona a estas alturas del año y cuando se acerca la estación de lluvias está bastante lejos de ser la más idónea.
Una espesa vegetación, con cañas de más de cuatro metros, invade el cauce en varias zonas y supone un peligro en caso de fuertes lluvias. En un momento en el que los lechos deberían estar preparados ante una posible gota fría, determinados tramos del Girona presentan una flora exuberante y frondosa. Así ocurren en la parte alta de Beniarbeig y junto a Sanet. Aunque nadie puede negar la belleza de ese paisaje, si cayese una fuerte tromba, las cañas y las plantas que arrastrase el agua podrían taponar algún puente, con el consecuente riesgo de desbordamiento. Mientras la cuenca baja está limpia de maleza y preparada para la lluvia, no ocurre lo mismo en la alta.
Un colectivo que ha denunciado esta situación es la Plataforma Ciudadana Riu Girona, que ha denunciado esta situación en puntos como el Molí del Pla.
Según la asociación, esta zona lleva varios años sin limpiarse. Una tarea que es competencia de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ).
Para la plataforma la presencia de tanta vegetación «es para preocuparse». Aunque el puente de Beniarbeig es nuevo y sería complicado que quedase obstruir durante una gran avenida de agua, hay otros puntos a lo largo del cauce donde el riesgo es mayor. De hecho, este grupo asegura que «la vegetación que ha colonizado completamente el cauce puede obturar, en caso de gran avenida, los puentes de los pueblos de El Verger y Els Poblets». Estos municipios, pese a tener sus tramos en mejores condiciones, no podrían evitar las consecuencias de la fuerza con la que les llegaría el agua y las cañas arrancadas durante el trayecto.
El gran miedo que la Plataforma Riu Girona tiene que es la frondosa vegetación en la parte alta de Beniarbeig, a unos tres o cuatro kilómetros del pueblo, frene la corriente en esa zona, pero que cuando la presión acabe por vencer la resistencia de ese obstáculo se produzca una ola más destructiva que afecte a núcleos poblados. Temen que se pueda volver a producir una situación como la de octubre de 2007. Respecto a la zona del Molí del Plan, según el colectivo, lleva varios años sin limpiarse el cauce, mientras en otras áreas el estado del lecho es aceptable ya que se actuó el pasado año.
Cada año igual
Este malestar es cíclico. Cada vez que se acerca la temporada de lluvias salen a la palestra las protestas por la maleza y las cañas que abarrotan algunos cauces de la Marina Alta. Fuentes de la plataforma se mostraron cansados de tener que quejarse cada vez de lo mismo para que la CHJ tome cartas en el asunto y decida poner manos a la obra. En este caso, insisten en que si la Confederación Hidrográfica del Júcar enviara las máquinas en pocos días se podría dar por zanjado el problema en el río Girona.
Las zonas con más vegetación y que requieren una actuación inmediata antes de la llegada de las lluvias se concentran en la parte alta de Beniarbeig, junto a Sanet. En concreto de trata del Molí del Pla y de un tramo situado 300 metros por encima de ese lugar. Desde la plataforma también recuerda que hace tiempo se producía una «auto sostenibilidad espontánea». Antes, los agricultores acudían a los cauces para cortar las cañas, que luego utilizarían para sostener las ramas de los cítricos, para secar la pasa o para las barracas de las tomateras.
Esta tala servía para despejar los lechos y evitar que la abundancia de vegetación agravara el peligro de inundaciones cuando llovía con fuerza. Ahora, está prohibido cortarlas y la CHJ debe encargarse de esa limpieza.
http://www.lasprovincias.es/v/20110927/marina/canas-invaden-cauce-girona-20110927.html
.
Las cañas vuelven a obstruir el río Girona en el inicio de la época de gota fría
La Plataforma Ciutadana alerta, en el cuarto aniversario de la trágica riada de 2007, del incremento del riesgo de inundación en la cuenca
27/09/2011 - S. GARCÍA
Faltan apenas dos semanas para que se cumplan cuatro años de las devastadoras inundaciones de la desembocadura del Girona en 2007 y, en puertas de la época de lluvias, el cauce vuelve a aparecer repleto de cañas en la parte alta de Beniarbeig. La Plataforma Ciutadana Riu Girona, constituida a raíz de aquella riada por los afectados, alertó ayer de esta situación que amenaza con dificultar la evacuación de las aguas a través del río en caso de que se produzcan lluvias torrenciales.
Precisamente la presencia de abundante vegetación en el interior del cauce del Girona facilitó, según muchos de los afectados por las inundaciones de 2007, que el río llegara a desbordarse en su tramo final, ocasionando grandes destrozos en Beniarbeig, El Verger, Els Poblets y en la desembocadura en Dénia. En el caso del Verger, la riada se cobró además una víctima mortal.
Por ello, la presencia de cañas en la parte alta del río en Beniarbeig genera ahora preocupación, ya que se acercan las fechas críticas, cuando más riesgo hay de gota fría. Según la Plataforma Ciutadana Riu Girona, la vegetación que ocupa actualmente este tramo "ha colonizado completamente el cauce" y, como consecuencia, "puede obturar, en caso de gran avenida, los puentes de los pueblos de El Verger y Els Poblets".
Hay que recordar que la riada del año 2007 ya tuvo, como imagen más difundida de la tragedia, la del derrumbe del antiguo puente sobre el Girona en Beniarbeig. La preocupación de la plataforma no se ciñe sólo al Girona. De hecho, también denuncia que el mismo peligro se aprecia también en otro río, l'Alberca, ocupado también por abundante vegetación.
De hecho, la semana pasada, ya el Ayuntamiento de Ondara exigió a la Confederación Hidrográfica del Xúquer (CHJ) que retire las cañas tanto del Girona como de l'Alberca. Pese a no ser competencia suya, el consistorio ondarense ha decidido tomar la iniciativa ante el riesgo de inundaciones y, sin esperar a la CHJ, proceder a la limpieza de algunos tramos de los cauces.
http://www.diarioinformacion.com/benidorm/2011/09/27/canas-vuelven-obstruir-rio-girona-inicio-epoca-gota-fria/1172054.html
http://www.levante-emv.com/comarcas/2011/09/27/canas-vuelven-obstruir-rio-girona-iniciarse-temida-epoca-gota-fria/843043.html

RTVV - Canal 9 - Cañas en el Girona

lunes, 26 de septiembre de 2011

domingo, 25 de septiembre de 2011

sábado, 24 de septiembre de 2011

El pantano de Isbert

Visto en Youtube Canal Warning - Fox Pictures Studios - East Section

Ondara vuelve a pedir a la CHJ que limpie el cauce de barrancos y del Girona

El pleno respalda el Plan de Emergencias que reúne los riesgos del municipio ante un posible episodio de inundaciones
24.09.11 - 00:06 -
R.O. | ONDARA.

El equipo de giobierno de Ondara volvió a exigir ayer a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ)la limpieza de los ríos y barrancos que pasan por la localidad para que estén listos para la temporada de lluvias que empieza y ante el elevado riesgo de gota fría en la Marina Alta.
Según informó el Consistorio, en concreto, necesitan intervenciones de urgencia los barrancos de l'Alberca y del Pont de Fusta, así como el cauce del río Girona, todos ellos de competencia de la CHJ.
De hecho, la Junta de Gobierno Local reclamará por «segunda vez» en este mes oficialmente al organismo estatal que realice esas tareas de mantenimiento en los barrancos y ríos que cruzan Ondara.
Mientras, desde el Ayuntamiento de Ondara, se ha comenzado a actuar en zonas puntuales en las que, aún no siendo competencia municipal, es necesario realizar intervenciones y limpiezas ante la amenaza de lluvias.
En concreto en el cauce del río Alberca a su entrada en el casco urbano, donde según explicó el concejal de Obras y Servicios, Javier Lozano, han retirado una serie de cañas secas «que podrían obstaculizar el paso de agua».
Además, el Ayuntamiento de Ondara ha limpiado los imbornales y la red de pluviales en el casco urbano.
Estas fuentes señalaron que el pleno del Ayuntamiento de Ondara aprobó la semana pasada el Plan Territorial de Emergencias de Ondara, en el que se recoge el mapa de riesgos y el catálogo de recursos municipales en situaciones de emergencia, como las inundaciones.
En este sentido señala como puntos débiles los puentes que hay sobre el Girona, el barranco del Pont de Fusta y el de l'Alberca que se desborda en la carretera de Dénia.
http://www.lasprovincias.es/v/20110924/marina/ondara-vuelve-pedir-limpie-20110924.html

Rio Girona taponado por la vegetación en la parte alta de Beniarbeig


Esta vegetación que ha colonizado completamente el cauce puede obturar, en caso de gran avenida, los puentes de los pueblos de El Verger y Els Poblets

sábado, 17 de septiembre de 2011

Warmes Meer erhöht Unwetterrisiko – Kommunen vorbereitet

Freitag, 16. September 2011
Vor dem Regen
Warmes Meer erhöht Unwetterrisiko – Kommunen vorbereitet

Els Poblets – sk. Die Meerestemperatur ist ungewöhnlich hoch. Dem Meteorologen Jorge Olcina bereitet das Sorgen. „Ein warmes Meer ist ein instabiles Meer, vor allem in atmosphärisch instabilen Wetterlagen.“ Herbststürme im Oktober kann er noch nicht prognostizieren, aber den gefürchteten Kalttropfen – die gota fría – kann er auch nicht ausschließen.
Dieses Jahr haben die Mitglieder der Plattform Riu Girona erstmals darauf verzichtet, den Flusslauf mit dem Flugzeug zu überfliegen. „Der Girona schaut akzeptabel aus, besser als vergangenes Jahr, zumindest in den Ortkernen von Beniarbeig, El Verger und Els Poblets“, sagt Mitglied Pere Cardona.
Den vollständigen Artikel lesen Sie in unserer Druckausgabe.
http://www.costanachrichten.com/content/view/17912/43/

domingo, 11 de septiembre de 2011

La gota fría acecha con los deberes por hacer

La maleza invade cauces y barrancos, hay decenas de obras para evitar riadas pendientes de ejecutar y muchos municipios en zonas de riesgo no tienen plan de emergencias
11.09.11 - 00:52 -
JOAQUÍN BATISTA jbatista@lasprovincias.es |
Hace cuatro años, España vivió en directo el desplome del puente de Beniarbeig, en la Marina Alta, ante la devastadora crecida del río Girona y la escasa capacidad de drenaje del cauce. Hace medio siglo, en 1957, el desbordamiento del río Turia devastó Valencia, dejando más de 40 víctimas mortales. Son algunos ejemplos de las consecuencias que provocan las lluvias torrenciales que periódicamente azotan el levante español tras la época estival. Es lo que se conoce a nivel coloquial como gota fría, a pesar de que los expertos insisten en que este fenómeno, de carácter atmosférico, no siempre está asociado a fuertes lluvias.
En la actualidad, los avances en la predicción meteorológica, los millones invertidos en obras para reducir el impacto de las avenidas de agua y la concienciación de las Administraciones en la importancia de prevenir han permitido mitigar los riesgos. Y sin embargo existen. En la actualidad, decenas de las obras aprobadas en 2003 para evitar episodios de inundación siguen pendientes. También hay demasiadas localidades que carecen del plan municipal ante inundaciones, donde se establecen, por ejemplo, las vías de evacuación que debe seguir la población en caso de catástrofe. Por no hablar de los cauces y barrancos que están llenos de maleza, restando capacidad de drenaje.
En 2003, la Generalitat aprobó el Plan de acción territorial para la prevención del riesgo de inundaciones (Patricova), un proyecto muy ambicioso en la que se establecieron 153 actuaciones estructurales, desde mejoras de encauzamientos, diques de contención y sistemas de drenaje hasta presas para laminar avenidas de agua, algunas previstas desde hace décadas. Los trabajos se repartieron entre la Administración autonómica y la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ). Pese al tiempo transcurrido, parte de las obras no se han iniciado.
Según la Conselleria de Agricultura y Agua, de todas las actuaciones que debían ser acometidas por la Generalitat «se han ejecutado o se han iniciado los proyectos de más de un 70% de ellas», y aproximadamente un 30% dan ya servicio. Desde el departamento añadieron que se ha realizado «una priorización» de las que se consideraban más urgentes, y explicaron que algunas no se han empezado debido a que su viabilidad «depende de otras actuaciones del Ministerio que no han sido acometidas».
Por su parte, desde la CHJ apuntan que no disponen de información actualizada sobre el nivel de ejecución de las actuaciones de su competencia. Además, Francesc Signes, portavoz del PSPV en Les Corts en materia de territorio, considera que poco ha cambiado desde que denunció que el 70% de las actuaciones de la Generalitat no se habían ni iniciado, mientras que el porcentaje de ejecución de las competentes a la CHJ ascendía al 60%.
Pese a la disparidad de las cifras, lo cierto es que algunas de las obras importantes siguen en estudio. Es lo que sucede con las presas que permitirían controlar las avenidas del Júcar a través de su sus afluentes. Se trata de tres estructuras de laminación en los ríos Sellent (presa de Estubeny), en el Cáñoles (Montesa) y en el Magro (Marquesado). En las dos primeras, sólo se ha elaborado el estudio de viabilidad, según la información que figura en el Esquema de Temas Importantes del futuro plan de cuenca del Júcar, elaborado por la CHJ.
En cuanto al Turia, la Confederación trabaja desde hace años en dos alternativas. La primera es la presa de Vilamarxant, que parece descartada. Sería la última defensa de la ciudad ante una hipotética crecida del río. Además, los estudios recientes establecen que en el caso de que se produjera una situación similar a la de la riada de 1957, la cabecera del plan sur podría desbordarse, afectando a las zonas colindantes, con un importante desarrollo urbanístico, e incluso entrando en el viejo cauce. Por eso, la otra propuesta que baraja la CHJ es ampliar la capacidad de la cabecera del nuevo cauce.
En cuanto a las actuaciones de limpieza en ríos y barrancos para evitar la proliferación de maleza, desde la Confederación argumentan que se acomete de media una actuación cada día. Además, explican que en 2009-2010 la inversión para estas tareas se triplicó respecto a la cuantía destinada en 2005-2006, pasando de 11 a 35 millones de euros. Este año, hasta junio, el gasto se ha situado en 4,2. También matizaron que en el ámbito de la demarcación hay 42.000 kilómetros cuadrados de cauces, por lo que se priorizan las actuaciones que se consideran más acuciantes.
Pese a la inversión, son numerosas las quejas los municipios con encauzamientos sucios. Sucede en Alzira, por ejemplo, en relación al barranco de la Casella, o en la Pobla del Duc, en este caso por la maleza en el de Aixara. Las críticas también han llegado desde Dénia. Antes del verano el Ayuntamiento se puso en contacto con la Confederación para pedir la limpieza de los barrancos de la Alberca y la Fusta, y aseguran que no ha habido respuesta.
Algo parecido sucede en Gandia en relación a la adecuación de la desembocadura del Serpis, que precisa una adecuación urgente según el Consistorio. La zona, pese a ser amplia, está cubierta de vegetación, por lo que ha pedido en reiteradas ocasiones una actuación para mejorar su capacidad de drenaje.
Por lo que respecta a los planes muncipales que deben elaborar las localidades que se encuentran en zonas de riesgo de inundación, también queda trabajo por hacer. En total, son 136 núcleos con riesgo medio y alto, a los que hay que sumar los 39 situados cerca de presas. En 2010, cerca de la mitad (78) no tenían el documento elaborado, donde figuran las medidas a tomar en caso de catástrofe, como las vías de evacuación que se deben utilizar. Tras la aprobación de la ley de Emergencias, que se produjo en diciembre de 2010, las localidades afectadas disponen de un plazo de tres años para elaborar los planes territoriales y se exige una revisión cada seis.
La experiencia valenciana
Pese a las carencias de la Comunitat, los expertos consultados coinciden en que las actuaciones llevadas a cabo mejoran ostensiblemente la seguridad. Jorge Olcina, responsable del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante (UA), explica que la Comunitat «tiene una amplia experiencia acumulada en los últimos 30 años en la gestión de este tipo de emergencias por parte de los profesionales de Protección Civil». En relación al Patricova, señala que uno de sus beneficios es que permite a los ayuntamientos conocer las zonas inundabais donde no se puede construir, lo que ayuda a prevenir riesgos. De hecho, la cartografía del plan es vinculante a la hora de informar sobre nuevos desarrollos urbanísticos.
Jorge Tamayo, director de la delegación territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), tiene una opinión parecida. «Tenemos un plan de avisos meteorológicos -que marcan el inicio de cualquier actuación- bien estructurado, y la interlocución entre los profesionales es buena», añade.
Sobre los factores que influyen en la formación de una gota fría, destaca que se trata de un fenómeno atmosférico, un embolsamiento de aire frío en las capas altas de las atmósfera. Es cuando en la superficie se dan las condiciones idóneas -aire caliente y húmedo que entra en contacto con la bolsa- cuando se genera la precipitación. Las condiciones de la Comunitat, con temperaturas más altas, provocan que sean más virulentas.
Visto en Las Provincias